Forma correcta de usar el tomate para el rostro

Tomarle amor a las arrugas es un poco complicado, ciertamente hay mujeres que se acostumbran a vivir con ellas pero otras prefieren apostar por tratamientos efectivos que ofrezcan una mejoría significativa en el rostro. Si perteneces al segundo grupo, prueba esta mascarilla de tomate y plátano.

Para refrescar la apariencia del rostro no es necesario aplicar botox o someterse a cirugías estéticas ya que hay tratamientos naturales con los que se puede conseguir una imagen más saludable y libre de ‘imperfecciones’.

Potencia tu rutina de belleza con esta mascarilla de tomate y plátano, una mezcla maravillosa para despedirse progresivamente de las líneas de expresión y tratar de forma natural las arrugas. Tanto el plátano como el tomate son grandes aliados de belleza gracias a sus beneficios y lo más seguro es que tengas ambos alimentos en casa, así que todo resulta bastante sencillo y rápido.

El tomate tiene propiedades astringentes que evitan la formación de barritos, espinillas y controla la producción de sebo gracias a que posee ácido salicílico. Además, contiene vitamina C un antioxidante conocido por aclarar manchas e iluminar las pieles opacas, ¡pon a prueba sus beneficios con esta mascarilla!

Mascarilla de tomate y plátano

Estos son los ingredientes que necesitas:

2 tomates grandes
1 plátano grande
Medio limón

Lo primero que tienes que hacer es quitarle la piel al plátano, picarlo en trozos y triturarlo bien con ayuda de un tenedor. Luego, lava los tomates y frótalos con las manos para que poco a poco suelte el jugo.

Posteriormente, divide los tomates por la mitad y exprímelos para obtener el jugo en el mismo recipiente en donde tienes el plátano machacado. Finalmente, incorpora el jugo del medio limón y combina muy bien hasta que todo se integre en su totalidad.

Al tener lista la mascarilla de tomate y plátano para tratar las arrugas, lava muy bien todo tu rostro y seca de manera delicada. De esa manera puedes ir preparando la piel para recibir de la mejor forma los nutrientes del producto casero. Coloca el tratamiento sobre toda la cara y deja actuar por unos 10 minutos para luego retirar con agua tibia.

Para que el proceso haga efecto es necesario repetir todo unas dos o tres veces a la semana. Con esta mascarilla de tomate y plátano puedes presumir una piel mucho más hidratada, radiante y lisa.